8/14/2013

GRUPO AYMARA


Con objeto de difundir el folklore ancestral del altiplano de Bolivia, así como con el deseo de preservar la cultura andina y exponerla por todo el mundo, se creó el Grupo Aymara de la mano del célebre músico Clarken Orozco.
.
.
Biografía

Clarken Orozco
El Grupo Aymara se fundó en Bolivia en el año 1973 con el charanguista Clarken Orozcocomo director, acompañado de estos otros músicos:
José Montaño: guitarrista y amigo de barriada de Clarken, procedente del grupo Los Ajayus.
Héctor Gutiérrez en la zampoña, integraba un grupo de sicuris no profesional.
Salomón Callejas en la quena, vino del grupo Los Yayas.
Así el cuarteto comenzó a practicar una nueva música con estudio propio, pero preservando siempre la música autóctona, que por aquel entonces no estaba muy difundida, gracias a los maestros constructores de Walata Grande, incluyeron aerófonos nuevos al grupo.
El Grupo Aymara, que aún no tenía nombre, realizó un estudio de las tradiciones, costumbres, instrumentos y música de diferentes comunidades, conviviendo con ellas en festivales nativos durante más de un año, y plasmaron este conocimiento en composiciones y estampas nativas.
La agrupación grabó su primer disco Concierto en los Andes de Bolivia en Cochabamba el 1974 y desde entonces ha tenido participaciones en muchos festivales internacionales de folklore, como en la reinauguración del Teatro Monje Campero en La Paz, o en Sao Paulo y Río de Janeiro en 1977, su primer viaje al extranjero.


En 1977 el grupo ya estaba bien consolidado con las nuevas incorporaciones del vocalista Nataniel González, el quenistaÓscar Córdoba, el vientista Silverio Quilca, los percusionistas Henry y Virgilio Rodríguez, y Willy Chuquimia. H. Gutiérrez abandonaría el grupo ese mismo año.
EL Grupo Aymara participa en el VIII Festival de Folklore de Francia en 1980, con la incorporación de Edwin Ramos a quien conocemos de Bolivia Manta y Ruphay, y en el Festival de Verano de Montreal, Winnipeg y Vancouver (Canadá) en 1982. En 1983 el grupo fue invitado a actuar en el Lincoln Center de Manhattan, Nueva York.


En 1991 graban en el Borough of Manhattan Community College, Nueva York, el disco Aliriña, con una formación renovada con Guido e Isaac López de Bolivia Manta y Ruphay, y Juan C. Aranda.
Y en 2003 participan en las Olimpiadas de la Cultura en Grecia, evento que reúne a artistas de más de 40 países del mundo.


Discografía
Concierto en los Andes de Bolivia es el primer disco del grupo Aymara, grabado en un taller del padre de C. Orozco en 1974.
Aquí encontramos una de las obras más conocidas y espléndidas de C. OrozcoMi raza, unatonada que ha sido versionada por infinidad de grupos andinos, en esta que nos ocupa se ejecuta la melodía principal con diferentes juegos de zampoñas a cargo de H. Gutiérrez, una pieza sensacional en si misma, pero en este trabajo queda un poco huérfana por su limitadísima instrumentación.
K'allampitas es otra magnífica tonada del mismo autor, un trabajo donde intervienen casi exclusivamente las cuerdas, especialmente bueno el charango del director, la pieza inicialmente buena deriva en una interpretación arcaica que la rebaja bastante.
Mi balsita es una tarqueada clásica de Aymara, cuenta con una rica instrumentación y variedad de estrofas, una canción llena de fuerza muy a tener en cuenta sin duda.

Imantata es el segundo disco de Aymara, una grabación ya profesional de 1977.
En mi opinión este trabajo cuenta con un tema con una gran dimensión: Imilla awatiri, unadanza tradicional boliviana enriquecida con un impresionante interludio de charango a manos de C. Orozco y guitarra de J. Montaño, todo un clásico del grupo.
Huellas de mi llamita es un estudio para charango del maestro C. Orozco, bellas y diversas melodías aunque el ritmo quizá flojea al principio.
Tusuy imilla es un huayño tradicional mucho más alegre con un ritmo muy vivo, un buen tema de S. Quilca, recién incorporado al grupo.
Vientos que volverán es un impresionante lamento compuesto por C. Orozco, O. Córdoba y J. Montaño, donde destaca la fuerza sentimental de la quena y el charango, también cuenta con un sentido y evocador canto de N. González, no muy buen vocalista.
Wayra wayra es un huayño tocado a ritmo de yaravi, obra de Raúl Shaw M, canción que nos teletransporta a los remotos y solitarios parajes andinos azotados por el viento, la canción es excelente pero pierde bastante con el vocalista.

En 1978 Aymara graba Bolivia tradicional, un trabajo donde encontramos canciones clásicas como La vidita y San LorenzoVírgenes del SolPotosino soy o Cochalita, piezas que interpretaron con mucho más brío Savia Andina, estos temas se ven resentidos por lo mal que canta N. González, y además hay que añadir que la calidad en la que se conserva este trabajo es mediocre.
Pandinita es ya un taquirari original de J. Torrico, buena melodía principal, ritmo alegre y sentida letra, que de nuevo N. González se encarga de estropearla.


Villancicos es un álbum de Aymara grabado en 1979 y reeditado en 1985, en él se ejecutan una serie de villancicos, la mayoría obras de C. Orozco, aún no lo he podido encontrar por ninguna parte.








Cultura andina es un trabajo de Aymara de 1980 bastante malo, donde solo tiene interés dos pistas.
Todos santos es una moxeñada ancestral de un grupo denominado omasuyos, tiene cierta calidad.
Intiu khana es un excelente aire de C. Orozco y L. Callejas donde destaca la rica instrumentación de las diferentes melodías, muy dulces, casi lo único que se salva de este disco.




En Jacha marka, también de 1980, volvemos a echar en falta las buenas canciones originales, ya que muchos de los temas son meras repeticiones.
Por los caminos es un tema original de C. Orozco, sin duda otra de sus grandes composiciones, con un interesante interludio suave que deriva en un tema principal cargado de energía, lo único reseñable de este trabajo.




En 1982 Aymara graba en EEUU Concierto - Canto a Bolivia, donde encontramos de nuevo temas repetidos y obras tradicionales y de C. Orozco, aún no he encontrado este disco.








En 1982 el Grupo Aymara graba este álbum donde sin duda está el gran tesoro de esta agrupación, nada menos que la mejor y más completa versíón de Sariri que he escuchado nunca, la famosísima estampa tradicional. Muchos han sido los grupos, algunos muy importantes, que han interpretado esta pieza, pero es que esta que nos ocupa es todo un prodigio de la música andina de todos los tiempos, en la que Aymara enriquece la melodia con un ritmo muy personal, lejos de los excesos que otras agrupaciones han sometido a esta estampa, a la que incluso añaden una melodía nueva final, obra maestra con mayúsculas y sin duda lo mejor de Aymara.
Amanecer andino es un aire de huayño de C. Orozco que cuenta con una melodía bien definida, muy sentida y bien ejecutada con diferentes instrumentos de viento, la acompaña también un buen ritmo a base de charango. Y la Danza para coyllur es otro excelente tema clásico de C. Orozco que se inicia con unas exquisitas frases de charango intercaladas con soplos de zampoña, todo ello aliñado con un interesante ritmo y original percusión.

Tras un receso de casi 10 años el grupo Aymara vuelve en 1991 a grabar un nuevo trabajo:Aliriña, donde encontramos algunos temas repetidos.
Inkas es un buen tema original del folkore boliviano, quizá algo monótono. Y Sariri paya es un vano intento por volver a versionar la estampa Sariri que he comentado antes, que pese a mantener los mismos elementos de la grabación de 1982, la obra se viene abajo por su total falta de fuerza y por el vocalista Juan C. Aranda, siempre la asignatura pendiente de Aymara.

Soul of Aymara es otro mediocre trabajo grabado en Japón en 1995 y reeditado en 2008 donde el único tema más o menos interesante que encuentro es Q'ochu, un solo invernal de quena, muy bello y sentido pero insisto, lo único interesante del disco.






Viento en los Andes es otro trabajo de Aymara de 1995 donde ya encontramos más temas interesantes, como la versión del clásico Aguita de phutina, bien ejecutada como corresponde.
Danza aymara es un tema clásico y propio de Aymara, ejecutado a dos ritmos de menos a más, los Aymara vuelven a estar inspirados tras los tropiezos anteriores.
En Alturas de Wallakayu Aymara interpreta un excelente caranvalito bastante ameno y evocador, otro buen tema. Y el Huayño tradicional es una pieza del mismo estilo, ya quizá algo repetitiva.

También en 1995 los Aymara graban un disco en directo desde Japón titulado precisamenteLive in Japan, donde el conjunto repasa y versiona sus mejores canciones, incluida el Sariri, aunque le sigue fallando el vocalista.






Treasures of indio music, vol III es el último álbum de los Aymara grabado en 1998.
Aquí podemos volver a disfrutar de las bellas Mi razaMis sueños, o Karwan choquela, temas que ya interpretaron en su primer álbum y que aquí versionan.